jueves, enero 04, 2007

Tres poemas de Buenos Aires por Roxana Crisologo

me dirijo al Tigre un día lluvioso
mis botas mojadas
mis anteojos nublados
oigo más de lo que debería escuchar
una mañana cualquiera
en el tren

el inusitado ofrecimiento
de cantar
el desemplumado oficio de contar
aunque todos rían
y sea demasiado temprano
para desocupar las estrellas

y en mi cerebro siga danzando
el polvo blanco de la noche
que aconteció

abro y destruyo
el libreto que hice de mis palabras

y me acomodo en la levadura del pan
y añoro el sexo que tantos sudores dejan
titilar como granitos de nieve
en mi piel

me sumerjo en su solemnidad
de sábanas

vendedores —digo—
perdedores —dicen—

veo más de lo que
corrientemente un ser humano
podría presenciar
una mañana cualquiera
dirigiéndose al Tigre

una telaraña de cables
una intromisión de formas

no más pensamiento
ni ilusión
que
una ciudad que detiene la lluvia
unas muchachas
con pinta de italianas
que arrastran rápidamente sus
bicicletas
al tren
para no mojarse

el graznido del acordeón
que el agua diluye
en un ofrecimiento
más
que se impregna en las ventanas
como una medida de fuerza

¿cómo deshacerme
de esta extraña intromisión
mientras arrugo con el periódico
otra conversación anodina?

una ciudad
que se esfuerza por invisibilizar
la lluvia

estas estúpidas tarjetitas
que sin querer recibo
de una ciega
que su lazarillo empuja
hacia mis manos

viajo consciente
de que nada conseguiré aclarar
a pesar de la lluvia
sabiendo que no me quedarán fuerzas

para tomar un bote
e internarme en el Tigre
ni me interesaré
por alguno de esos
curiosos nombres alemanes
ni mucho menos comeré salchichas
ni beberé cerveza

viajo sin dejar que el silencio influya
que fluyan los árboles
abandonarse

a f l o r a r

1 Comentarios:

Blogger NORA MENDEZ dijo...

Bellos poemas, hechos con las botas puestas. Un saludos abrazo, compañeras!

enero 05, 2007 12:53 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal