miércoles, diciembre 13, 2006

El resumen de la Latinale por Nora Mendez

* Nora Mendez es de El Salvador y fue una de mis poetas favoritas de la Latinale*

POESIA Y PERFORMANCE LATINOAMERICANO EN ALEMANIA

Tengo las imágenes pegadas al cuerpo, calientes, abrazadas… 12 poetas latinoamericanos cruzaron el atlántico para llevar su música y su palabra a tres ciudades en Alemania: Berlín, Munich y Bonn. Viajaron invitados por una decena de personas que les ofrecieron su mesa, su pan y su casa. Cargados de un arsenal de libros impresionantes: tapas de cartón, bomboneras, cd´s, afiches, libros gordos y elegantes, libros delgados y sutiles… en fin, una palabra latinoamericana en emergencia, brotando en formatos locos y sensuales.

Los convocados a la primera edición de este Festival fueron: Aurora Arias (República Dominicana), Roxana Crisólogo (Perú), Sergio Raimondi (Argentina), Douglas Diegues (Brasil), Gladys Gonzalez (Chile), Rocío Cerón (México), Germán Carrasco (Chile), Ricardo Domeneck (Brasil), Fabián Casas (Argentina), Julián Herbert (México), Dani Umpi (Uruguay) y Nora Méndez (esta misma que os habla) de El Salvador.

Los catadores de la muestra y selección fueron los catedráticos Rike Bolte y Timo Berger, de la Universidad Libre de Berlín y el Instituto Cervantes en Berlín. Ambos alquimistas de una bella antología con traducciones al alemán, que reúnen 24 poemas de dimensiones geométricas variadas, que reflejan formas de ciudades íntimas y exteriores donde habita la poesía latinoamericana.

Durante 13 días ininterrumpidos los poetas viajaron bordeando ríos, puentes romanos, castillos, aldeas de casas estables y rodantes y otoño europeo. Días también de ciudad POP, bares, discotecas, museos, librerías, calabazas, barcos vikingos, institutos y casas de poesía. Entrevistas de la BBC de Londres en el pasillo de un Hotel-Bar, firmas y tráfico de e-mails en portavasos, pequeñas libretas y moleskines de viaje. Madrugadas de pensar poesía en cualquier lado, acentos, dialéctos, sombras, señales, semáforos verde y rojo con el hombrecito de la ex-alemania del este. Poetas como camellos llevando su equipaje de libros y palabras a la ciudad donde la lengua castellana, entre los amantes de la poesía, experimenta un auge. Pop-esía. Poe-sìa, Po-es-ía.

Poetas vestidos de abejas, tamborileando, cantando como epìgrafes pequeñas canciones, con pelos pintados y peinados de Betty Boop y lentes de los años 70´s, con carteras de peluches y suéteres de oso, con trencitas, con cantos guaranìes de fondo, con silencio y precipicio. Personajes inolvidables en su palabra muda y su palabra dicha. Todos haciendo ver ese mundo individual y fantástico de la poesía ante los ojos de un público europeo que lindaba entre los 15 y 65 años de edad. Con o sin micrófono, con traducciones proyectadas en paredes o traductores amorosos y poetas.

Cada lectura era un descubrimiento nuevo. La frase de otro pensada en uno mismo, los temas tan semejantes o tan disímiles, las múltiples tradiciones arrastradas, las formas sorprendentes en qué otros y uno mismo concibe la poesía. Una diversidad tan aparente y una similitud tan disimulada. Los unos con sus poemas “efectistas” que arrancaban risas y truenos de un público que nunca se mostró indiferente, los otros con su rémora profunda donde la palabra proyectaba un péndulo que partía el aire entre la gente muda y consisa ante metáforas heridas por múltiples realidades. ¿Tocamos? ¿Herimos? ¿Reímos? ¿Pudieron comprenderse todas nuestras palabras pintadas con esta luz tan distinta? ¿Sábilas por aloe vera, guaguas por autobuses, mitos urbanos como Mc Donald´s, canciones pop-esía? Esto sólo lo dirán los “hijos” de estas fusiones impresionantes, donde uno coloca el instrumento agudo del oído y el corazón para saber el tiempo exacto en que transcurrió todo como un sonido único y efímero. Vengo llena de poesía de los ojos y las manos, de la piel y la mente. Agradezco a mis hermanos poetas por sus voces alumbradas y por asumir la vida sin certidumbre. Agradezco a Rike Bolte por tenderme un puente y alojarme en su hermosa casa blanca. Agradezco a Claudia Meyer y la gente del portal Letras Salvajes que fueron el medio para que los organizadores me rastrearan, leyeran y empezaran a quererme.

Espero que muchos de los poetas salvadoreños puedan asistir a los próximos festivales, para que nuestra voz abra caminos (como decìa la Banda del Sol) y que como en Roque la palabra amorosa-hiriente/herida de nuestra patria se multiplique en otras lenguas.

AURORA ARIAS (Rep. Dominicana). Flaca y hermosa como una palmera. Aurora sabe de estrellas y signos pero no de frío ni botas. Su poesía rítmica y veloz habla siempre de su mar y de sus seres agraviados y frágiles.

GERMAN CARRASCO (Chile) Loco, loco y tierno. La poesía de Carrasco huye siempre, trata de chocar pero no lo logra, conmueve. Espero encontrarlo nuevamente en una de sus fugas íntimas y estrechar su mano honesta y no.

FABIAN CASAS (Argentina). Poeta Neonarci, de corazón azul y silencios que matan. Fabián recoge poemas en la ciudad conmovido como vive por la vida. Promotor cultural, precursor, poeta alfa.

ROCIO CERON (México). Una poeta que organiza motines de palabras, que defiende una tradición hermosa de mujeres poetas mexicanas, hermana de las letras del mundo que publica en un billar de nombre Lucrecia.

ROXANA CRISOLOGO (Perú). Nerviosa, pájara, escurridiza, así es la poesía de esta mujer del altiplano sur. Poeta franca, cómplice y hermana.

DOUGLAS DIEGUES (Brasil). Poeta incomprendido y amoroso. Los poemas de Diegues son un presagio de nuevos paradigmas en el asunto de las relaciones interpersonales. Una súplica constante para volver a lo simple, una trampa que no nos deja ver el amor del que está hecho.

GLADYS GONZALEZ (Chile) Una poesía íntima-social deliciosa, punk, heterogénea, fresca. Esa es la poesía de esta joven poeta que cruza avenidas, oceános, prejuicios y sombras con el arma de su inocencia.

JULIAN HERBERT (México). Poeta audible y de sonrisa franca, de una poesía preocupada por su entorno y que se defiende con humor de lo inevitable.

SERGIO RAIMONDI (Argentina). Empecinado por quitarle el brillo a las cosas y retratar el nuevo paisaje desencantado. Raimondi es uno de los poetas más interesantes de la muestra y un hermano distante de la imaginación por aquel parentezco suyo con la inocencia…

Y SE ME QUEDA UN POETA, EL URUGUAYO DANI UMPI QUE ES INDESCRIPTIBLE. UN PERFORMANCE REBALSADO… POR FAVOR PONGAN SU NOMBRE EN EL BUSCADOR Y ENTENDERAN LO QUE TRATO DE EXPLICARLES.
*(San Salvador, El Salvador, 1969). Su primer libro Atravesarte a pie toda la vida fue editado el año 2002, por la Universidad Tecnológica de El Salvador (UTEC), como parte de la colección “Juntas llegamos a la palabra”. Aparece antologada por la Universidad de Michigan en el estudio de poesía latinoamericana y africana: Poetics of the Resistance. Desde 1986 ha sido integrante de diversos grupos de música.*

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal